Arabia

Había una vez una  vez en Irak, una mujer sin agujero. Su nombre era Sadden y vivía tranquilamente en su universo paralelo e impenetrable. Generalmente alegre y de buen humor, vestía siempre  su túnica de verano incluso cuando era invierno,  ya que  ni siquiera el frío podía atravesarla, poco le importaba lo que los demás comentaban, en su mundo la temperatura era pareja. Más allá de su trabajo de vendedora de fruta tenía pocas relaciones. Volviendo del mercado se encontraba siempre con un poeta con quien amablemente intercambiaban historias que habían leído alguna vez  y eso alegraba tanto sus días que por las mañanas ansiaba que pronto llegara ese momento. Una  tarde salió a su encuentro depositando unas hojas en su canasta, "Vas a iluminarte", le dijo sonriendo para después perderse en la multitud. Al llegar a su casa no  descargó las frutas que le habian sobrado como siempre sino que se lanzó de inmediato sobre las hojas del poeta.  Después de leerlas permanecio recostada en silencio esperando la anunciada iluminación. Se transportó al pie de una montaña de la cual descendía un hombre gordo con una armadura, una especie de vikingo. Sin presentarse dirigió su sable a la mitad inferior del cuerpo de la mujer  desgarrandola  como si se trabajase sobre una muñeca voodo.  El relleno, una especie de algodón inflamable  no paraba de brotar de sus entrañas  y eso comenzaba a debilitarla tanto que decidió que volvería  buscarlo para ver si a él se le ocurría algún remedio para su mal. No lo conocía y tampco sabía donde encontrarlo. Corrió por las calles y para cuando lo divisó su cuerpo era tan débil que  flameaba y se sacudía con el viento. Es como si me hubiera vaciado pensó, y pensó también que debería estar maldita. Lo llamó pero el no se la escuchó, tan débil sele había puesto la voz . Los mercaderes juntaban sus trapos, presagiados por el viento que empezaba a soplar fuerte en el desierto. Llegó la noche y la encontró ahí tirada débil, ya sin esperanzas de recuperarse. / continuará/

This entry was posted on miércoles, 26 de diciembre de 2012. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response.

Leave a Reply