el zen no es ser buena -o : las buenas no pueden serlo.

No Comments »

Esto del blog ya se convirtió en un block de notas y no sé si me gusta mucho, pero que se yo, cuando no hay papel cerca, y el desorden lo es todo, a mí un poquito todavía me sirve.  Hoy llegué a esta conclusión: la aceptación de la muerte, un montón de ejercicios numéricos desafiantes de números , de perfección, esperando ser resueltos, por q poco les importa a ellos que uno los entierre y quiera salir de compras o a festejar. No resuelvo el enigma, no tengo paciencia, el zen es demasiado para mí, y todavía por las noches antes de dormir, me afirmo a mi misma, como todo lo que hago por q soy egocentrica militante que yo soy una mujer occidental. Eso tiene algunas implicancias mas om enos ciertas , más o menos estúpidas, no hablo de ser una sex and the city girl, sino de estar impregnada , de vivir en cierto imaginario de éxito que no lleva a ningún lado y que quien sabe por que, o si sabemos, ( papá, y mamá) sigue dominando nuestras vidas. No es justo que sea tan dificíl,  que cueste tanto encontrar los maestros, resolver los misterios, no, no es justo, pero de lo contrario no habría misterios, no habría maestros. Si fuera tan fácil todos lo harían, me digo, por q soy todavía, una chica occidental.
sintoma de salud indudable, es que los demás tengan algunas cosas malas que decir de las chicas occidentales, de vez en cuandono se olviden y enorgullezcanse si ven en los ojos de sus interlocutores una señal de desaprobación,  alguna especie de acusación. Y cuando estén un pcoo desesperadas pueden comprobar esta ecuación , como si se tratara de un experimento, noten cuata gente está satisfecha con ustedes y piensa que son buenas, atentas, simpáticas. hagan algo.La gente buena está muy llena de buena cantidad mierda. es un hecho.
fuente: investigaciones del año pasado, año aleccionador si los he tenido.

- (-)

No Comments »

Estoy desesperada una vez más. Quiero escribirlo todo, toda la mentira , toda la verdad. Una escritura que dé cuenta de las apremiantes consecuencias, sin nombrarlas, como si no existieran, como si la libertad fuera posible. La corta libertad del escribir. Una escritora en duelo constante, ¿puede escribir?. Un mal chiste. Un, dos, un ruido de motor/ un olor distinto/  querer de algo que sea distinto por que a la vez se trata de respirar de nuevo, una vez más con los pulmones de los quince/ ciclicamente hasta el infinito. No puedo dejar de intuir las pérdidas / de contar de menos por anticipado/ ¿Se puede así terminar de contar algo que suma- una historia?- Continuará-

punga girl

No Comments »

Volvieron los sueños en los que es de noche. Esta vez íbamos al cementerio con mi padre, quien sabe a ver a quien o si lo sabía por la mañana me convencí de que no valía la pena retener ese dato, tanta gente que se acuerda de los sueños. ..¿Y? cambian por eso sus vidas reales?. Pero hay sueños y sueños, ese tenía regalo y no trampa y yo me lo olvidé. Recuperalo me digo. Era de noche y con mi padre íbamos al cementerio buscando quien sabe a quien, una chica con camisa blanca se me acerca a la salida. Tenía  el pelo ondulado y se le traslucía el corpiño. Me detuve ahí. Ella inició torpe y desprolijamente una charla. Mi padre me advirtió lo que pasaría si yo no salía corriendo. Era un punguista de los alrededores del cementerio. Debí saber. ¿Se robó la historia de mi sueño? // ¿La persigo o la dejo ir?

Alicias

No Comments »

Cuanto más intensa , es más imposible de describir, la relación devastadora,  la llamaba Lacan. Es que justamente, si es tan devastadora se debe también a que se escapa de la materialidad de las palabras, arrasando. Eso que que creemos que controlamos nos controla, y no podemos domarla.  Así son las relaciones madre-hija.
¿Como puede ser que yo sea hija de mis padres? , se pregunta el personaje principal  de una alumna en la novela sobre una chica que quiere construir su futuro, aun sabiendo que la libertad es una palabra nada más, un gradiente quizás, algo a lo que acercarse pero en  la que como pasa cada vez que quiere hablar de las relaciones pasionales y devastadoras, se impone una distancia, prueba de que el lenguaje desaparece cuando más lo necesitamos.¿ Será que no existe?. Todas somos cuando queremos comprender el mundo, un poco como Alicia. Las maravillas de los enigmas y de los espejos, ese mundo para el que mucho no nos prepararon por que al fin y al cabo, no hay preparación posible para la vida. Ahí vivimos , las Alicias.



sobre ser parte de lo que amenaza deshacerse de vez en cuando

No Comments »

Cuando la trama está cerrada, con sus puntos de tejido bien apretados, tanto que a veces asfixian , yo suelo dar de cabeza contra ella incluso por pura diversión. Es mi forma de sentirme distinta aún sabiendo de soy parte de ella. Tironeo, la estiro acá y allá, incluso puedo llegar a morderla. Es mi forma, un estilo que algunos llamarían cruel o desconsiderado pero que para mi es vital, porque como estamos aprendiendo lo "bueno" está lleno de buena cantidad de caca.
En cambio, en días como estos cuando la trama yace como una arpillera en el piso, desprolija y abierta , yo me conmuevo y la contorsiono, le doy primeros auxilios, mi interés principal es emparcharla. ¿Es un acto egoista? ¿Lo hago porque me sé parte?Algunas preguntas de tanto hacerselas uno, pierden su importancia.  Como una araña , mi vaivén es a través de ella, montada a ella, y mi voluntad más profunda es la de sanarla. Es ahí que me desconozco un poco, pero también me conozco en otra faceta: la de conservar a cualquier precio lo que nos hace "SER". Para ese fin me ayudan los libros, los niños, las amigas, la música, los olores, pero más que nada las palabras y las preguntas. Las agujas con las que penetrar para unir el paño que somos y en el que hemos sido heridos. En este último caso, soy conservadora.


la pregunta que no es más.

No Comments »

Estamos de parentesís
abrimos parentesís el domingo pasado ante la terrible frase que después a mi me pareció más bien obscena, una mierda,
la caca y la plata
interpretaciones básicas
manotasos, sogas, sables, gastos, consumos, liquidaciones
quedarse mirando no hace bien.



humo líquido

No Comments »

Humo líquido, un sable chino, la foto de una vaca perdida en la playa de Uruguay. Esos fueron algunos de los regalos que nos hizo nuestro amigo que se suicidó ayer. Aunque ya casi no ejercía, su profesión era de fotógrafo. Cada relato de sus amigos incluye distintas formas en las que desplegaba su minuciosidad: en la cocina, en la limpieza, en el cuidado de su única hija. Desde que no sacaba fotos la realidad le exigía la mayor perfectibilidad de lo cotidiano, eso lo aliviaba y lo hacía sentir que tenía las cosas bajo control.

Era el menor entre tres hermanas. Era el nene. Hasta los cuarenta años, hasta el momento que cometió el crimen contra sí mismo su nombre fue usado por todos, su familia y sus amigos, con diminutivo. No había querido seguir en el negocio del padre es por eso, la fotografía fue su forma de rebelarse contra un patriarca del que no llegué a saber demasiado, solo algunos detalles sobre su rectitud y que unas semanas antes de su muerte había tenido algunos intentos de matarse el hombre mayor que se llamaba igual que él. En la casa familiar de origen conservaba un cuarto oscuro. En esta competencia por la muerte el hijo le ganaría al fin en algo al padre que también portaba su nombre pero sin el diminutivo.